domingo, 27 de abril de 2014

Extraña música



A todos los chicos nos agradaba el sonido que emitían los mármoles blancos que separaban los mingitorios de nuestra escuela primaria.
Esas piezas, que en sus orígenes habrían sido de un mármol blanco y que, debido al uso cotidiano y el paso del tiempo, se había decolorado hacia tonalidades más amarillentas, sonaban musicalmente cuando con nuestras pequeñas manos los golpeábamos de lado y los hacíamos vibrar.
Estos divisorios rectangulares se hallaban empotrados en una sola de sus caras, en una pared de friso de cemento, una superficie donde caía incesantemente un flujo de agua corriente (proveniente de los orificios de una cañería horizontal) que —supuestamente— se encargaba de mantener limpio el lugar.
Cuando teníamos el tiempo suficiente (y estábamos sin la presencia de maestros o de autoridades de la escuela cerca) una cita obligada consistía dar una carrera de punta a punta del baño, mientras golpeábamos sucesivamente cada mármol divisorio. Sonaban de  maravilla.
Más tarde, en algunos colegios secundarios, tuve la oportunidad de ver que varios de estos divisorios habían sido destruidos, quizás a manos de algún desaforado que los golpeó en sus bordes, más fuerte de lo debido, o los pateó hasta partirlos.
No hay caso, durante la adolescencia no se aprecia la buena música.

15 comentarios:

  1. La música se lleva dentro...incluso los latidos del corazón son música si aún haber venido a éste mundo.

    Buenos días, Arturo, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marián:
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Durante la adolescencia,no se aprecia mucho, la verdad...

    Me gustó este recuerdo que compartes. Un fuerte abrazo Arturo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar V:
      Creo que en la juventud todos gustamos de la mala música...
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Me había olvidado de lo que se siente al leerte, He estado con poco tiempo, pero hoy me ha gustado volver aquí y dejarme envolver por tus relatos cálidos. Se siente nostalgia pero también vida al recordar. Que gusto leerte, y te entiendo, hay imágenes, sonidos, que quedan para siempre dentro.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana:
      Los recuerdos bellos son nuestro capital, acumulado durante una vida.
      Constituyen el único tesoro válido.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. Ahhh, que recuerdos.
    Que razón tienes, han de pasar los años para poder apreciar en todo su valor "la buena música" .
    Espero que estés mejor, precioso. Desde Madrid te envío un gran Besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dolega:
      Aquellos paneles de mármol regalaban un agradable ruido...
      La Música la conocí gracias a la orquesta sinfónica que tocó en mi colegio, cuando yo tenía trece años de edad.
      Un besote.

      Eliminar
  5. Un recuerdo con mucha sensibilidad.
    Me encantó leerte de nuevo querido Arturo.
    Que estés bien, te deseo lo mejor.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genessis:
      Muchísimas gracias.
      Un gran abraz

      Eliminar
  6. Siempre son bonitos los recuerdos...

    Recordar es volver a vivir.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pamela:
      Los recuerdos -también- son nuestros ineludibles puntos de referencia.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Arturo:
    Gracias por compartir tus recuerdos, siempre es un placer leerte.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo, esto es nuevo para mi, dado que desconocía ese sonido, nunca me imagine que pudiera existir. siempre se aprende algo nuevo (o viejo) leyéndote.
    Un abrazo amigaso.

    ResponderEliminar

Me interesa conocer tu opinión respecto a lo que has leído: