jueves, 15 de noviembre de 2012

Tesoros



¿Cuántos tesoros pasaron frente a mí
y no me di cuenta?
¿Cuántas veces los observé
y no los valoré?

Y ahora, ya pasados los años,
los descubro y veo lo perdido;
pues la experiencia no surge sola
se gana con vida y con tiempo.

Creer que se sabe, sin saber.
Sentir que se entiende, sin entender.
Creer que se vive, sin vivir.
Sentir que se muere, sin morir.

55 comentarios:

  1. Arturo, lo has escrito en verso, muy bueno.
    Mucho hemos dejado, es como un viaje, por un momento cerramos los ojos y nos perdemos parte del paisaje, siempre hubo algo que no valoramos, pero tenía que ser así, estaba escrito.
    Ahora que nuestro camino es más pausado, podemos volver hacia atrás para saber que dejamos en el camino.
    Un abrazo amigo, se que tu no serás algo que deje atrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis:
      Es una reflexión que bien le cabe a toda persona que tenga un recuerdo.
      Con el paso de los años y la lejanía en el tiempo, notamos que algunas cosas cotidianas escondían momentos de honda felicidad.
      En el caso de la ilustración, se ve el día que pavimentaron la esquina de casa -corría 1970-, se observan, de izquierda a derecha: Quique (Enrique Alfredo Del Bueno), que vivía en el departamento del fondo, que sus padres le alquilaban a mi abuelo; mi hermano Richar (Ricardo Raúl), con sus increíbles quince años y Norbert (Norberto Hugo Zas), el gurrumín de la barra.
      De espaldas se lo ve a don Salvatore, que vivía en la esquina donde están parados, en la ochava de enfrente pasa el hermano de doña María de Vuotto, la italiana vecina de casa (sobre la parte de arriba a la izquierda se ve algo de la medianera de esa casa) y por último, a la derecha, Don Contarino, el abuelo de Carlitos, un amigo de la barra.
      La foto la saqué con mi cámara Kodak Rettina.
      Nada, ni nadie, podrá repetir esta escena. Lo que la hace invaluable, al menos para mí y supongo que -también- para los retratados.
      Un enorme abrazo, mi amigo.

      Eliminar
  2. Me encanta, Arturo, porque es pura nostalgia de buenos momentos pasados y, a veces, no valorados. El tiempo después es cuando uno lo considera tesoros.

    Un abrazoi de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mos:
      Hay veces en que nos dedicamos solo a vivir, sin mayor preocupación, ni análisis.
      Pero, con el paso del tiempo, la experiencia nos abre los ojos y destruye nuestra inocencia. Entonces, ya nada se disfrutará de igual manera. Por ello, evocamos esos momentos del pasado, desde la percepción de entonces y descubrimos esos tesoros.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Arturo, cuanta razón que tienes en lo que dices, cuantas veces nos ha pasado que queremos decir algo a una persona y cuando nos damos cuenta ya no podemos, y cuantas veces tenemos a personas a nuestro alrededor que no sabemos valorar hasta que un día ya no podemos decirles lo que valían, por eso muchas veces a los mas jóvenes les digo que miren mejor y valoren lo que tienen en su entorno, ya que algún día no lo tendrán y entonces echaran en falta el no haberlo echo, en fin que tonto somos los humanos al no expresar nuestros sentimientos cuando debemos.
    Espero estés bien amigo, cuídate.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja:
      Yo creo que somos nosotros y nuestras circunstancias.
      Por ello y para que no tenga que pasar contigo lo que lamentas que te hubiera pasado con otros, te digo que te estimo en gran medida porque eres una persona maravillosa. Si estuvieses al lado mío te daría un abrazo enorme, cálido y reconfortante, para que sepas cuánto es de grande el sentimiento de amistad. Y al conocer el trato que te dispensan tantos otros, se que lo mío sería solo una ínfima parte del afecto que sentimos quienes tenemos la dicha de saber de ti.
      Va ese abrazo grandote.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por lo que dices y ese cariño, que sepas que se siente y mucho, y no te hagas de menos que quizás el tuyo se sienta mas que otros que lo parecen y no lo son tanto:), pero si estoy muy contenta con los "vecinitos" que tengo aquí ya que el cariño es reciproco, ojala estuviésemos al lado uno del otro:), como no es así me llevo ese cálido abrazo dejándote otro para ti, muchas gracias por todo, cuídate.

      Besos.

      Eliminar
    3. Piruja.
      El agradecido soy yo.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  4. Ola,caro amigo,adorei teus versos.A pura realidade que quase todos nós vivemos,envolvida pela beleza tua poesia.Uma boa -noite e meu grande abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suzanne:
      Muito obrigado pelo seu comentário, que é muito apreciado por mim.
      Na vida, como nos livros de palavras cruzadas, as soluções estão no final.
      Beijos.

      Eliminar
  5. ARTURO, vos haces un poema con esta sensación que yo siento dia a dia..y al final me hiciste llorar de la emoción.
    Gracias amigo por todo lo que das !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meryross:
      En cierto modo, todos tenemos presente en nuestras memorias los hechos valiosos del pasado. Aunque nos sucede lo contrario que a Funes, el memorioso, aquel personaje imposible de Borges, que recordaba absolutamente todo, para su desgracia.
      Como buen autodidacta intuitivo, creo que a todos nos sucede que, al rememorar aquellos instantes irrepetibles, sentimos un gran y engañoso placer, que conscientemente nos hace sentir la desdicha de su pérdida.
      Conviene hacer notar que los momentos actuales serán la dicha a recordar en el futuro.
      Un gran abrazo, Meryross.

      Eliminar
  6. Nunca te había leído un poema, Arturo, y me quedo con una impresión muy grata del que nos has transcrito en esta entrada.
    Hondo y reflexivo, entronca con esa clase de poemas que tocan lo universal que nos liga a todos los humanos, esos poemas que a mí me gustan tanto. Aquí, tú nos traes el clásico y nunca gastado tema del "tempus fugit" en una visión que me ha gustado especialmente, pues la he asociado con la indfancia escapada de nuestros menores queridos, esa infancia que tantas veces se nos escapa de forma irremediable.
    Un abrazo con todo mi cariño, poeta (puedo llamarte así por sensibilidad y acierto).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel:
      Muchas gracias por tus elogiosas palabras, que considero exageradas para un sencillo "escribidor", como yo. Quisiera creer que ha ganado el aprecio sobre el espíritu crítico.
      Si bien todos mis escritos muestras diferentes facetas de mi pensamiento, creo que el de la reflexión es donde me siento más cómodo. Se supone que se trata de un juego de investigación, donde la mente se plantea el por qué de algo y avanza en la búsqueda de una respuesta satisfactoria.
      Recomiendo a todos que se acerquen al blog de Isabel, que ha publicado su libro "Linaje oscuro", una obra muy recomendada.
      Yo también te hago llegar mi abrazo fraternal.

      Eliminar
  7. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría "te quiero" y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes...

    Estas palabras son de García Marquez, y he pensado en ellas muchas veces. Hay algunos seres muy queridos, indispensables en mi vida que se marcharon y no pude decirles cuan importantes, cuan valiosos, y necesarios eran en mi vida. Tesoros.
    Si, cuando miramos hacia atrás (sobre todo ocurre con las viejas fotografías) cuando hacemos balance de nuestras pérdidas, nos invade la nostalgia.
    Entre esas pérdidas irrecuperables incluyo la de nosotros mismos: nuestra inocencia, nuestra ilusión primera, la forma mágica que tienen los niños de verlo todo, eso es irrecuperable.
    Nunca te había leído un poema, amigo, y espero que ahora que te has animado no lo dejes. Un abrazo grande y algunos besos de metralleta, de esos sanos que nos damos los buenos amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángela:
      Tienes toda la razón en tu argumentación. Siempre añoramos los paraísos perdidos.
      Sin embargo hay otros momentos de felicidad que no los recordamos tan vívidamente como el primer beso, o el nacimiento de un hijo; son los momentos cotidianos, casi aburridos, donde lo esencial era la presencia de nuestra familia toda, incluso alguna mascota de aquel entonces. En este grupo de vivencias se encuadran aquellas sensaciones, casi olvidadas, que nos causaron ansiedad: un baile, una representación en la escuela, o el recibir el regalo esperado.
      Todo esto es parte del tesoro que guarda cada uno de nosotros. También hay cosas feas y tristes, que mejor valdría olvidar...
      De allí la impostura de una vida vacía, que no es vida, carente de afectos o de entusiasmo. Y si estamos encasillados en momentos de desdicha, por largos períodos de tiempo, estaremos muertos en vida. Una situación que no le deseo a nadie.
      Vayan mis besos metralleta de siempre.

      Eliminar
  8. ah, por cierto ¿cómo se hace para responder tras el comentario? de la manera que lo tienes tú por ejemplo, es que lo he intentado pero no me aclaro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángela:
      Si no entiendo mal, deseas que los comentarios a tus post salgan en la misma página de tu entrada. En ese caso, debería dirigirte a la página de blogger "Mis Blogs".
      En ella aparecen todas las posibilidades para armar tu blog. En la columna izquierda verás una serie de entradas (Visión general, Entradas, Páginas, Comentarios, etc.), debes abrir "Configuración" y luego "Entradas y comentarios".
      En el apartado "Comentarios", donde dice: "Ubicación de los comentarios" hay un match code, debes elegir la opción "Debajo de la entrada" (seguramente está configurado "Ventana emergente").
      Una vez cambiada esa opción, salva la configuración ("Guardar configuración"), ¡y listo el pollo!
      Otros besitos en la frente...

      Eliminar
    2. mil gracias, Arturo, al final era muy fácil.

      Eliminar
  9. Exactamente como el antitesoro recíproco, Arturo.
    'Sentir que se muere, sin morir, [y es vida] tal como vivir sin que la vida se sienta' [y es muerte]
    Se precisa mucha dosis de reflexión para no aparentar siempre que obramos por encima de nuestras posibilidades.
    Y cierto, si la reflexión nos acompaña, también la edad suele aportarnos grado de madurez. Aunque no siempre se consigue.
    Hale, a pensar un poquito. En tanto, a vivir vivientes. A no morir, murientes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pili:
      Busqué en Google el "antitesoro recíproco" que mencionas entre comillas, pero no tuve buena fortuna. Me interesaría saber de él, si es que lo tienes a mano; suena interesante leer el contexto del mismo.
      Sucede que esta reflexión surgió de un análisis muy personal y -sin embargo- ya se habría pensado antes; lo que refuerza la validez de un postulado de Borges, donde refiere que los hombres se repiten siempre. Lo curioso es que ya había pensado eso mismo que él dice en su libro, antes de leer ese párrafo en él.
      Hubo un momento, quizás a mis ocho años, en que fantaseaba con el infinito y sus posibilidades. Dejo constancia que era intuición pura. Por ese entonces soñaba con mi doble, que repetía mi vida en otro lugar. La respuesta me llegó hace solo un par de años y la volqué luego en un post (http://pensamientosyopinionesdearturo.blogspot.com.ar/2012/01/la-simultaneidad-de-las-situaciones.html).
      Aprendemos de nuestros maestros (incluso a través de sus libros) y por nosotros mismos, ¿no crees?
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  10. ¡Cómo me ha gustado!
    Si eres bueno en prosa, eres magnífico en verso.
    ¡¡Que gusto tenerte Arturo!!
    Besazo doble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dolega:
      Por favor, que me lo voy a creer.
      No te voy a ocultar que me agrada saber que ha gustado, pero solo ha sido una decisión práctica el haber empleado el formato de poema. Intuí que de ese modo le daría más contundencia que la mejor argumentación en prosa; por eso me animé a escribirlo.
      De hecho, la entrada de febrero pasado llamada Apariciones (http://pensamientosyopinionesdearturo.blogspot.com.ar/2012/02/normal-0-21-false-false-false-es-ar-x_4296.html) era un poema, que transformé en prosa; allí asocio a la herencia genética con la trascendencia -más allá de la muerte- de mi padre. Está escrita desde el corazón.
      El gusto de conocerte es mío, no lo dudes. Me agrada la gente con buen humor, que -curiosamente- siempre es inteligente.
      Besos.

      Eliminar
  11. El incalculable valor de una foto, "Los momentos Kodak" Me has sorprendido con una poesía, te ha quedado hermosa.

    Un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilyn:
      Los cuentos de terror siempre sorprenden al lector; espero que esta innovación mía no haya sido una experiencia similar.
      La poesía está asociada -a mi humilde entender- con la intimidad de los sentimientos, tal es la razón del cambio.
      Y muchas gracias por tus palabras.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Lo que perdimos, se envuelve en una pátina de tiempo que enoblece, quizás no todo fueron tesoros, o quizás la moneda no era de curso legal en su momento, quizás nos equivocamos, puede que desde la distancia aprendamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar:
      Se dice que los olvidos se llenan con la imaginación. Si así fuera, con el tiempo, este proceso nos haría recordar eventos imaginarios.
      En tal caso, ¿no sería preferible que fuesen buenos recuerdos?
      Por otro lado, nuestro aprendizaje acumulado habrá de acomodar aquellas vivencias a situaciones ya aceptadas.
      Finalmente, nadie recordaría algo real.
      Pero, en el mientras tanto... tendrán sus tesoros.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  13. Arturo creo que es la primera vez que te leo un poema y tengo que decirte que me ha encantado tu inspiración entre versos, ya podías publicar más entradas de poesía, porque tienes talento para ello, y ha sido un placer leerte entre versos.

    Y además me has inspirado:

    Tesoros que pasan por nuestras vidas
    que no los apreciamos
    y que valen la pena,
    son tesoros de sentimientos,
    de vidas encontradas,
    de luces de vida
    que nos alumbran
    de brisa que nos oxigena.


    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María:
      Solo puedo darte mil gracias por tus palabras. Y agradecer que hayas publicado tu poema aquí, ya que es un lujo para este espacio.
      Tengo la inmensa buena suerte de haber conocido muy buenos blogs y mejores autores. Entre ellos, hay mayoría de poetas, hombres y -mayoritariamente- mujeres, todos de gran sensibilidad.
      La poesía es algo bello, que para su interpretación requiere emplear otra técnica, diferente a la de la prosa. Por lo general, hay predilección de los sentimientos por sobre la lógica que domina la prosa.
      Es lo que la convierte en un desafío para mi persona.
      Besos.

      Eliminar
  14. Hermoso poema
    palabras que dicen mucho
    versos que desgranan nostalgias
    recuerdos que calan en el atrio del alma y siempre afloran...

    Un abrazo fuerte Arturo.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genessis:
      Muchas gracias a tí también, por la generosidad de tus conceptos.
      Seguiremos en contacto.
      Un gran abrazo y que pases un muy buen fin de semana.

      Eliminar
  15. Es lo que casi con cierta normalidad ocurre a la juventud que pasa por delante de ellos y no se dan cuenta por estar solo en su vida sin contemplar las riquezas y sensaciones que le rodean.

    Es como el que no llegó decir la palabra que debía y le atormentará toda la vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José:
      Es lo que suele pasar cuando se persiguen objetivos en la vida.
      Llegada la madurez, se toma conciencia de aquello que escappa a as posibilidades y da inicio la etapa de la reflexión; quizá como un intento de hallar en el pasado las razones que originaron el presente. En ese ámbito se encuadraría el reproche que indica tu último párrafo.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  16. Hay una hiancia, un abismo enorme entre los hechos y tomar verdadera conciencia de esos hechos. Es inevitable.
    Muy sentida, Arturo, me sorprendiste.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto:
      Coincido con tu comentario, que has expresado en el lenguaje apropiado en esta materia.
      Sin embargo, tengo para mí que no todos sienten esa sensación de pérdida, podría haber quienes hallan felicidad en sus recuerdos; el ejemplo típico sería reírse de una situación jocosa del pasado (todas lo son, sin importar su antigüedad).
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  17. Esos momentos enlatados son perfectos para arrastrar nuestra alma a la isla del tesoro

    Un poema estupendo amigo, creo que no conocía yo bien esta faceta tuya
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40añera:
      Gracias por tu comentario, tan original.
      Ya ves, en verdad ni nosotros mismos nos conocemos.
      Es lo que hace tan hermosa la vida: el descubrir siempre nuevas potencialidades, que teníamos ocultas y eran ajenas a nuestro conocimiento.
      Besos.

      Eliminar
  18. Sentidos y profundos versos nos obsequias querido y admirado amigo. Infinitas gracias por concedernos el privilegio de ser participes de ellos y feliz inicio de semana te desea esta amiga con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ozna-ozna:
      Muy agradecido por tus palabras, tan cálidas como siempre. Es un placer el saber que estás allí.
      También es mi deseo que tengas una semana favorable, que -ojalá- te brinde algún feliz momento.
      Besos, o besinos (¿sería así en bable?).

      Eliminar
  19. Estos viejos recuerdos también forman parte de nuestra personalidad actual.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro:
      Antes que nada, muy agradecido por tu comentario.
      Lo que dices es estrictamente cierto: tales vivencias son las que han forjado nuestro ser actual. Habría que agregarle aquellas otras situaciones anodinas e intrscendentes en aparoiencia, que jamás recordaremos.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  20. Uf Arturo, ¿quién no ha tenido esa sensación? Muy bien expresada. Un placer pasar y leerte. Feliz comienzo de semana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yashira:
      Se podría decir que siempre vivimos la actualidad y los hechos pasados. O sea: el ahora y esas situaciones pretéritas que, guardadas en nuestra memoria, vienen en nuestra ayuda ante un problema, para decirnos qué hacer.
      Se las llama experiencia.
      Cuando llenan nuestro ocio, con reflexiones, se tornan en aquello que expresa la segunda estrofa del poema.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  21. Buen día, Arturo! La última estrofa es para un cuadro. Mucha sabiduría ahí. Si se pudiera atrapar en una mano esos momentos importantes y no dejarlos escapar! (Y no hablo de los nacimientos de los hijos y eso) no no También son importantes esos momentos en que creemos que no está pasando nada trascendente. Sabés a que me hizo acordar? Con mis amigas nos sentábamos a hablar en el zócalo de la puerta de mi casa (abierta, por supuesto)... me emocionó el poema. Saludos van, maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra:
      Todo el poema es un lamento, una reflexión sobre la vida, vista desde las postrimerías del camino.
      Es -a la vez- un balance maduro y un reproche inútil ante lo inevitable de los hechos consumados.
      Respecto a la estrofa que citás, cabe decir que pone de manifiesto nuestra ignorancia, en todo sentido. Al final, pareciera que es cierto lo que argüía Borges, acerca de que él solo había aprendido algunas astucias. Vale recordar que en sus últimos días decía siempre: "disculpe mi ignorancia", al iniciar una opinión. No era fatuo, era sincero.
      El poema finaliza con la depresión asociada al vacío existencial.
      Si lo tuviese que definir, diría que es una paliza que le propina la razón al sentimiento.
      Dicho todo esto, me despido con un gran abrazo.

      Eliminar
  22. Es bueno leerte un poema, Arturo, aunque tus relatos no están exentos de poesía. Este podría tomarse como un llamado de atención, a no dejar pasar el tiempo para valorar los tesoros que tenemos "cerquita", y para que nuestra poesía no se transforme en lamento por haber reaccionado tarde. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hugo:
      Gracias por tus palabras hacia mi labor, que son muy bien apreciadas.
      Respecto a tu interpretación del poema, es correcta. Lo que sucede es que cuando vivimos situaciones felices no desperdiciamos nuestra atención en imaginar la gran trascendencia del momento en el que estamos. Hasta donde sé, las vivencias gratas solo se pueden preservar en la frágil memoria.
      Por otro lado, todo aquel que le diera un consejo a los más jóvenes sería poco escuchado. El problema residirá en que, la mayoría de tales personas no lo escucharían nunca, ni aunque fueran de su misma edad.
      Solo unos pocos tuvimos la suerte de prestar la debida atención a los mayores, aun a costa de la burla de los jovencitos de nuestra edad, que no comprendían nuestro interés por saber de "esos temas de los mayores". Y pese a ello, nos equivocamos y dejamos de lado cuestiones importantes.
      Si alguien conoce otro camino de vivir que no sea el conocido de tomar decisiones por el método del acierto y del error, que me lo diga.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  23. ¡¡Qué belleza Arturo!!,

    Me gusta tu poema, en serio. Uyyyy ¡cómo me ha gustado esto! :

    Creer que se sabe, sin saber.
    Sentir que se entiende, sin entender.
    Creer que se vive, sin vivir.
    Sentir que se muere, sin morir.

    Escribir lo que sientes, sin sufrir.

    Bello, Arturo, muy bello.

    ¡Ya tienes disponible la reseña! ¿recuerdas? ...Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura:
      Que quedo sin palabras para agradecer tu comentario.
      No recuerdo cuando lo redacté, pero supongo que ya hará más de tres años de aquel día.
      No solo que ya leí la reseña y comenté en ambos blogs, sino que les recomiendo a los amigos que den una vueltita por el blog de Laura: "De mis palabras y las vuestras", con solo picar el enlace que hay en la columna izquierda de este blog.
      La reseña es sobre un libro de Isabel Martínez Barquero, cuyo blog "Cobijo de una desalmada" también se halla en la misma columna.
      Ambos blogs son muy recomendables.
      Te envío otro abrazo, Laura.

      Eliminar
  24. un resumen de lo que a veces nos pasa por delante y no nos damos cuenta...ese cierre final me encantó:
    Creer que se sabe, sin saber.
    Sentir que se entiende, sin entender.
    Creer que se vive, sin vivir.
    Sentir que se muere, sin morir.

    un abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:
      Muchísimas gracias por tu comentario.
      Todo aquel que reflexiona es porque tiene memoria. También es probable que tenga alguna nostalgia y concluya sus pensamientos con algo similar a este texto, editado aquí.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. ESTOY SEGURO DE QUE SÍ... SI SUPIERAMOS APROVECHAR VERDADERAMENTE EL TIEMPO, NO NOS PASARAN ESTAS COSAS... CUANTOS HEMOS CREIDO QUE VIVIMOS SIN VIVIR... Y HEMOS MUERTO SIN MORIR.

      UNA VEZ ESCRIBI ALGO REFIRIENDOME A MIS PAISANOS QUE SE LANZABAN AL MAR EN UNA BALSA BUSCANDO LA LIBERTAD... A veces te arrinconan a que pongas en una balanza dos alternativas. Quedarte y vivir sin vivir e imaginar que vives, o lanzarte a la vida si logras sobrevivir a la travesía.

      SALUDOS

      Eliminar
  25. Arturo..." Tesoros "

    Me han encantado el profundo contenido
    de sentimientos, que has volcado en tus letras.

    ¡¡¡ Bellìsimo !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doris Dolly:
      Gracias (una vez más) por tu notable sensibilidad y deferencia hacia mis textos.
      Acabo de enterarme de la aparición de tu nuevo post; de modo que, ya mismo, me dirijo hacia allí.
      Besos.

      Eliminar

Me interesa conocer tu opinión respecto a lo que has leído: